Su obra de colores llamativos presenta la realidad desde el punto de vista de la inocencia de un niño. Esta pintura rompe con las bases teóricas y muestra un marcado carácter expresivo.
Los paisajes y los momentos cotidianos como tender ropa o recoger la siembra quedan plasmados de forma original, la artista da un toque adulto a pinturas con detalles técnicos que parecen pintados por niños. Rompe las proporciones y utiliza una paleta de colores algunas veces utópica
La temática parece trivial y es en realidad poesía.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted